martes, 8 de febrero de 2011

Mis padres viven en una colonia media baja, en el tiempo en que apenas se estaba poblando la colonia, había dos familias millonarias en la misma, una de las familias es de origen español y se dedicaban a la fabricación de ropa, la otra era la familia de un narcotraficante. La familia española empleaba a mucha de la gente de la colonia, la familia del narco ayudaba a quien lo necesitara.
Recuerdo que el narco tenía mucha tierras de siembra, en los tiempos de cosecha era muy común que llevara los frutos a su residencia y la gente pobre íbamos “según nosotros” a comprar lo que el narco había cosechado. Recuerdo bien que el señor este, nos daba libre entrada a su patio y ponía una lata de chiles donde la gente ponía el dinero que podía, y no, claro que el señor narco no necesitaba el dinero, solo lo hacía para aparentar que  a eso se dedicaba, y es que muchos de nosotros ni dinero llevábamos, solo íbamos por las cajas de guayabas y pepinos que el narco nos daba.
Hubo muchas veces en que la policía cateo la casa en busca del narco, sin embargo nunca lo pudieron apresar, y es que cuando la gente sabía que lo andaban buscando, la misma gente se encargaba de pasar el pitazo.
Ese señor nunca se portó mal con la gente pobre, nunca se supo que haya matado a nadie, y siempre pagaba los funerales de la gente que no tenía dinero para hacerlo.
Yo me pregunto ¿en estos casos, que se hace?, por un lado la gente pobre ayudada por alguien que quebranta la ley, en esas colonias pobres donde el gobierno no ayuda, ¿Habrá justificación para esta ayuda mutua? No lo sé, lo único que sé es que esta primero comer que ser Cristiano, hoy en día, las cosas han cambiado mucho, ya no hay respeto por el prójimo, ya tampoco hay narcos que ayuden a los pobres, y del gobierno de ese no hablamos, ese nunca ha ayudado.
Saludos

7 comentarios:

alvaro Locx dijo...

Pues es que el fenomeno del narco es un social, los narcos se ven como Robin Hodd, ayudan a todos, y dan el dinero que les llega a las manos como un obsequio, en cambio los empresarios buscan dar lo menos posible, pagando sueldos miserables, la gente pobre se droga por la frustración de su mala calidad de vida y los niños ricos hijos de los empresarios se droga porque lo tienen todo menos atención y amor y es que sus padres buscan como tener más dinero.

Es un círculo, no hay buenos, ni hay malos todos son parte de un sistemsa y los gobiernos no "quieren" verlo así.

Ricardo Marin dijo...

Muy bonito relato SI SEÑOR¡¡

haces que uno se meta en la historia que relatas.

Seguro que aun queda gente que ayude a los demas lo que pasa es que no se ven...

Mariposa Errante... dijo...

Querido Malhechecito:

En mi opinion muy personal, pienso que hoy en dia, tanto el gobierno, como los narcos, ven solo para su beneficio, el primero es un grupo de personas podridas, y el segundo sin escrupulos envenenando a la gente.

Besos.

Mariposa Errante.

Micky dijo...

Creo que si viviera en la pobreza extrema, yo tambien me haria de la vista gorda. No se, es un asunto moral muy complicado.

la MaLquEridA dijo...

Opino lo mismo que Miky, si estuviera en extrema pobreza aceptaría la ayuda del narco sin pensar.

M a r u dijo...

No pues si si que han cambiado las cosas.Ahora los narcos para nada ayudan a la gente,la extorsionan, matan sin piedad.
Que cosas.
saludos...cuidate,k guapo en tu foto de perfil.
saludos...

NN dijo...

Bonito relato, ahora parece un cuento de hadas que haya alguien asi, todo evolucionopara mal, en fin. saludos ¡