lunes, 18 de agosto de 2008

18 de agosto !!!snifff!!!

"La luz de tus pupilas ya no existe,
tu máquina vital descansa inerte
y a cumplir con su objeto se resiste.
¡Miseria y nada más! dirán al vérte
los que creen que el imperio de la vida
acaba donde empieza el de la muerte.
Y suponiendo tu misión cumplida,
se acercarán a ti, y en su mirada
te mandarán la eterna despedida".

Poema "ante un cadáver"
Manuel Acuña

Ya son 35 años. Toda una vida. Han pasado 3 décadas y media de aquélla fecha trágica, aquél sábado siniestro que marcó la vida -a muchos se las arrebató- de miles de personas y se convirtió en una especie de línea vital, "un antes y un después" en la historia de Irapuato.Durante este tiempo que ha pasado, la ciudad ha cambiado completamente. Lejos quedaron aquéllas casitas de adobe que servían de refugio a miles de irapuatenses y que no aguantaron la humedad y el agua vertida por la Presa del Conejo. Simplemente se derrumbaron, como los sueños de cientos o quizás de miles, que vieron cómo su patrimonio de toda una vida desaparecía, que la vida de seres queridos se apagaba, por la indolencia, la negligencia, la ineptitud de funcionarios de la entonces Secretaría de Recursos Hidráulicos (SARH) y otros seudoservidores públicos, aunado al enojo de la naturaleza que envió mucha lluvia en ese año, cual diluvio. Todo se conjugó.Las Presas de la Gavia, La Llave, La Sandía y La Sardina fueron derrotadas por los millones de metros cúbicos que Tláloc lanzó desde el cielo. El Conejo tampoco aguantó, y fue entonces cuando el agua -en forma de víboras, como lo describe acertadamente Javier Martín Ruiz en su libro "La Ciudad Sacrificada"- se extendió y barrió con lo que se encontraba a su paso. Ni los soldados del Ejército Mexicano pudieron con esta fuerza inmensa.Las vías del ferrocarril a Guadalajara -donde está actualmente el Puente Visión XXI- sirvió sólo por algunas horas de dique, pero pronto fueron superadas. Los llantos y el rechinar de dientes (como una versión actualizada de aquél pasaje de la Biblia) comenzaron; personas, muebles, autos, animales de corral, cisternas de gasolineras. Todo era arrastrado hacia un destino incierto; para muchos, el estacionamiento de la entonces tienda Blanco -hoy Plaza Magna- fue su camino final. Otros fueron arrastrados por la corriente y succionados por las alcantarillas abiertas que, como lobos, devoraban a muchos hijos de Eiratzicutzio, como le llamaban los antiguos a esta ciudad.Las versiones de la cantidad de muertos varía, dependiendo de las experiencias de los sobrevivientes. La información oficial que dio el sistema político de entonces en voz de su vocero oficial Jacobo Zabludovsky, fue de inundaciones parciales y pocos muertos. Sin embargo, la experiencia de muchos dice cosas diferentes; policías, bomberos y soldados confirmaron que del estacionamiento subterráneo de Blanco, sacaron decenas y decenas de cuerpos en tolvas o camiones de la basura, que fueron a depositar su fúnebre cargamento a una fosa común del Panteón Municipal. Javier Martín Ruiz, cronista de la Ciudad, señaló en una ocasión que una fuente de la Zona Militar, le dijo que ellos tenían datos de dos mil muertos. El hecho de que algunos no hayan visto los cadáveres, no significa que no existieran, afirmó en esa entrevista.
A nosotros no nos tumbo los cuartitos de adobe, nomas se llevo la estufa de petroleo y las cobijas rasgadas que nos servian de cama, sobrevivi a esa inundacion, faltaban dias para cumplir cinco años, y los recuerdos siguen frescos en mi mente como si lo estuviera viviendo.
Un saludo

8 comentarios:

FENIX dijo...

Es una pena que, después de tantos años, estas catástrofes sigan ocurriendo año con año. Las autoridades nomás se hacen como el tio Lolo y no ponen un remedio drástico.

me gustó mucho su narrativa compa, vá evolucionando para bien.
Lo felicito por eso .

casacelis dijo...

Te felicito por este tu post amigo. Una pena que se hayan perdido tantas vidas y que quizás poco estemos haciendo al respecto: como autoridades a las que se les paga para evitar este tipo de desgracias y como ciudadanos comprometidos a exigir por lo que pagamos.

Salu2!

angel dijo...

es una verdadera pena que cosas como estas pasen a consecuencia de los malos servidores publicos, es una pena que personas de este tipo llamense funcionarios publicos, servidores, politicos , etc.etc. solo busqeun el cargo por avaricia y no por en verdad hacer un bien, saludos

Luthien dijo...

Ayyy psss la naturaleza así es =( ni modo, hay cosas que no podemos controlar peroo psss lo bueno que aquí seguimos unos, qué no?

Uffor dijo...

Potssss, senti re feo, no manches....

Inches autoridades cabronas

Un abrazo


Nos leemos pronto

Shacelli Walnut Asecas dijo...

Que cosa tan impresionante, a mi nunca me ha tocado vivir nada parecido a eso, y agradezco a Dios, no se que tantas cosas tengan que pasar ni cuanto costara el remedio si es que lo hay, lo que si es que solo asi podemos ver lo grandiosa y destructiva que puede ser la naturaleza...

pasando a saludar... lale

asi como soy yo soy dijo...

Fenix
Compadre no entiendo porque año con año se inundan y medio pinche año no hay agua, fatal.
Un saludo

Casacelis
Gracias, creo que con la politica poco se puede hacer y no solo en Mexico sino en el mundo.

Angel
la avaricia en la madre de todos los males

Luts
Si aqui seguimos, desgraciadamente siempre le toca a la gente menos pudiente, pero en fin ya ni llora es bueno.

Uffor
Gracias compadre por seguirme.
Un saludo

Shacelli
De que sirven los chingazos, sirven mija, asi que a seguir la vida.


Un abrazo a todos por aceptar el cambio de este loco, los quiero mucho y perdon por el descontrol.
Bye

PoNyErY dijo...

Que pena... si esos recuerdos se quedan como si fueran recientes!

Saludos