domingo, 18 de julio de 2010

En una de las noches de las que estuvimos en Lake Chelan, estaban todos los chamacos sentados ante la fogata, yo era el único adulto que los acompañaba, mientras ellos comían totopos con refresco, yo le daba fin a la botella de ron de Captain Morgan.

Había un desembarcadero pequeño enfrente de nosotros y estaba haciendo aire, no sé porque todos los desembarcaderos al mecerse hacen ese ruido que te pone los pelos de punta, como yo casi no soy mamón ni me gusta inventar historias, les empecé a contar cuentos de terror a los chamacos ja ja ja, los tuve asustados por un buen rato con apariciones de gente sin cabeza, historias de la llorona y cuentecitos de fantasmas.

No sé cuando la plática dio un giro, y de repente los chamacos estaban hablando de cosas que a la edad que tienen pues todavía no están a su alcance, uno de ellos dijo que se quería ir a vivir a New York, y le pregunte si conocía New York y me dijo que no pero que ahí había nacido y quería irse a vivir ahí.

Todo bien hasta ahí, luego empezaron a hablar de que carrera estudiarían, que casa comprarían, cuántos hijos quería tener cada quien y cosas por el estilo.

De repente uno de ellos dijo que quería comprar un ferrari, y mi primera pregunta fue: ¿Qué edad tienes?, él respondió: Trece y yo solté la carcajada, y le digo you are only thirteen, tienes que crecer trabajar y luego te compras el ferrari, así quedo, desde ese momento, cada vez que el chamaco decía una pendejada, todos los demás niños al unísono le decían: You are only thirteen ja ja ja, de ahí fue carilla para el morro todo el rato, ya después en vez de decirle Anton (el cual es su nombre), todos le empezaron a decir thirteen, el cómo no sabía como desquitarse me empezó a decir pinto (al frijol que ustedes conocen como flor de mayo, por acá le dicen pinto), yo creo que me lo dijo por la fama que nos cargamos los mexicanos de comer frijoles.

Bueno la cosa es que la bendita botella tenía un hoyo y se vació de volada, cuando me dí cuenta ya estaba metido en mi casa de Campaña, eso sí con dos cervezas corona de repuesto y para cualquier emergencia que se pudiera presentar.

Notese la cerveza abierta a mis espaldas.

El chamaco flaquito es el trece (thirteen), pobre, no tengo perdon de Dios.

Ya después el día transcurrió normal, bañarse, comer y levantar las casas de campaña para regresar a trabajar al día siguiente, ahi les dejo un video de una marmota que los morrillos traian en chinga.

El que dice: Hey, he lives right in there, es el trece ja ja ja.

Saludos.

9 comentarios:

Mariposa Errante... dijo...

Querido Malhechecito:

PrimeraSSSSSSSSSSSSSSSS:

Que presumido!!!, lo digo por las imagenes, seguro te la pasaste SUPER.

Mariposa Errante.

la MaLquEridA dijo...

¿Tenías tu biberón cerca por si llorabas en la noche? jajaja no es cierto.

Saludos.

Dr. Mille Miglia dijo...

Chale se paso usted con el trece, digo el anton, jajajajajajja, pero que niño no sueña con un ferrari, es usted muy malo, jajajajajajajaja

Comisionada dijo...

jajajaj
acabo de leer tus posts!
Ay De plano.. no perdonas nada.. pobre chamaco.. lo bueno que tú no eres sentido Pato....
Pero si a veces requerimos una dosis de ubicatex con los niños de ahora.
oye no me imagine que vivias frente a un lago.. que belleza...

THX por las porras.. y ya sabes.. esperando con ansiedad tu cuento..
bexos

misojoslloraronhastadoler dijo...

aY SI TU BIEN SACRIFICADOTE!!!y ya deja de molestar al trece!!!jajaja!!!saludos.

RoS dijo...

aw, quiero chela!

Pelusa dijo...

Malhechecito:

Saludos! Premio, lo que se dice premio... si no me aparece un patrocinador para mi concurso lo veo dificil. Pero algo virtual habra, sin duda, como constancia. Ah! Y el placer de leernos entre todos, porque estoy segura de que estara bien dificil elegir un ganador entre tantas buenas letras.
Aun asi, ¿entras al concurso? Di que si, por fa...
Un abrazo!

Micky dijo...

Me uno a la voz de Malque.

alvaro Locx dijo...

Chidos recuerdos e imágenes, y que azul se le ve.